Finde en Toledo

12 COSAS QUE HACER EN TOLEDO PARA UN FIN DE SEMANA PERFECTO

 

Historia, patrimonio, monumentos, museos, gastronomía, naturaleza y un montón de planes culturales para no perderse. En esta publicación te detallamos las mejores propuestas y actividades para descubrir la Ciudad imperial al detalle.

La antigua Toletum, pequeña ciudad fortificada, ha sido uno de las ciudades más relevantes durante el trascurso de la historia de España. Desde la época visigoda ha vivido momentos de esplendor, gozando del rango de capital del reino, aunque también se ha visto sumida en una profunda depresión tras el traslado de la corte a Madrid en 1561.  Lo que es innegable es que Toledo es un lugar que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. Su localización en el centro de la península ibérica y su cercanía a Madrid lo convierten en un lugar ideal para descubrir en un par de días.

Toledo es una visita ansiada para muchos,  una visita pendiente para otros, un recuerdo para algunos que vinieron hace años pero se sintieron fascinados por el encanto que desprende. Está claro que Toledo es una ciudad que deja huella.  Su casco histórico de 260 hectáreas está considerado como el más grande de todas las ciudades Patrimonio de la Humanidad que hay en España. Toledo es famosa por su historia y su belleza: sus antiquísimos puentes, sus robustas murallas, sus rincones secretos y sus miradores que hacen que la ciudad  se quede grabada para siempre en la retina y memoria de los que alguna vez la contemplaron.

Te proponemos 12 recomendaciones para exprimir al máximo el fin de semana y acabar conociendo Toledo como un auténtico TTV (toledano de toda la vida):

 

  1. Visitar la catedral de Toledo
  2. Descubrir el Toledo más monumental
  3. Probar el mazapán
  4. Perderse por el Toledo más conventual
  5. Contemplar la ciudad desde el Mirador del Valle
  6. Hacer una visita guiada de noche por Toledo con iluminación artística
  7. Tomarte una copa en una antigua iglesia
  8. Comer “Carcamusas” (después de aprender a pronunciarlo)
  9. Salir de Toledo admirando las murallas que lo fortifican y sus puertas
  10. Contemplar el atardecer desde un lugar privilegiado
  11. Volar en Tirolina
  12. Conocer el Alcázar de Toledo

La Catedral de Toledo es el monumento más representativo de la ciudad. Aunque hayas visitado muchas catedrales góticas, estamos convencidos de que nunca has visto una catedral como la de Toledo.  Construida entre 1226 y 1493, la catedral es una mezcla única de diferentes estilos artísticos que reflejan las épocas en la que se realizaron.

Su belleza y riqueza arquitectónica bien  justifican la visita, pero además, esta Santa Iglesia Catedral Primada ha sido testigo de coronaciones, bodas y enterramientos reales.

La Catedral se puede visitar todos los días de la semana. El horario de lunes a sábado es de 10:00 h a 18:30 h (18:00  cierre de taquillas). Los domingos puede visitarse desde las 14:00 hasta las 18:30 (18:00 h cierre de taquillas).

Para conocer la Catedral al detalle te recomendamos una visita guiada a su interior. El monumento es inmenso (la segunda catedral más grande de España) y tiene tantas cosas para ver que, a veces, da la sensación de no saber por dónde empezar.  Por ello, una de las mejores formas para no dejarse nada en el tintero, y conocer todos sus secretos es realizar una visita guiada.

Dentro de la Catedral de Toledo no debes perderte la impresionante Custodia de Arfe, los bellos estalos del coro, el impresionante retablo mayor o el “celestial” transparente.

Esta es la más amplia y genérica de todas las propuestas ya que en Toledo todo es patrimonio. El lugar perfecto para comenzar a patear la ciudad es desde su céntrica Plaza de Zocodover, el corazón de la ciudad y el “centro” para los toledanos.  No dejes de caminar por la calle del Comercio, la Plaza del Ayuntamiento, y  el barrio judío de la ciudad.

¿Cómo elegir qué ver en una ciudad que tiene tanto? Ya os hemos recomendado visitar la Catedral, pero queda mucha más por ver. Evidentemente, siempre dependerá de los gustos e intereses personales de cada uno, pero una de las formas más económicas de descubrir Toledo es adquiriendo la pulsera turística monumental.

Se puede reservar online, o adquirir en el punto de información turística InfoPoint, situado en la Cuesta de Pajaritos, 6.

Esta pulsera será rentable siempre y cuando se deseen visitar al menos cuatro monumentos. Con la pulsera se puede acceder a los siete imprescindibles de la ciudad (salvo la Catedral, por eso hacemos recomendación por separado).

Entra a la Iglesia de Santo Tomé y contempla una de las obras maestras de la historia del arte occidental: El entierro del Señor de Orgaz, realizado por El Greco en el siglo XVI. ¿Sabes quién fue el señor de Orgaz y porque se le dio tanta importancia su entierro? Anímate a descubrirlo.

No dejes de subir a la torre de la Iglesia de los Jesuitas. Después de unos cuantos escalones  (y tras recuperar el aliento), te alegrarás de haberlo hecho. Ofrece una de las mejores vistas de toda la ciudad: de los Cigarrales, del enmarañado de calles, de sus vetustos tejados y de la increíble catedral.

La Sinagoga de Santa María la Blanca, la Mezquita del Cristo de La Luz, el impresionante Monasterio de San Juan de los Reyes, la Iglesia del Salvador y el Real Colegio de Doncellas Nobles son otros de los monumentos a visitar con la pulsera turística monumental.

Existen varias visitas guiadas por el Toledo más monumental, y además se accede al interior de estos espacios (al menos a los más relevantes).

Es importante tener en cuenta el horario de estos monumentos que están abiertos durante todos los días desde las 10 de la mañana hasta las 18:45 (horario de verano) / 17:45 (horario de invierno).  La Mezquita del Cristo de La Luz, en ocasiones, permanece cerrada de 14:00 a 15:30 h.

La fama del mazapán toledano traspasa fronteras. ¡Qué mejor ocasión que la visita a Toledo para probarlo! Os dará energía suficiente para caminar, y para poder subir y bajar por las poco llanas calles toledanas.

Muchas son las leyendas y versiones sobre la relación entre este dulce y la ciudad de Toledo. La versión más extendida entre los toledanos es que se inventó en un convento. Fueron las monjitas quienes, en un período de hambruna, utilizaron lo poco que tenían para intentar alimentar a la población de Toledo. Afortunadamente, había habido un excedente de almendras en las cosechas de años anteriores.  Las monjas mezclaron las almendras con azúcar y el resultado fue esta  dulce masa que permitió a toda la población salir adelante.

Son numerosas las tiendas y confiterías donde se puede comprar, aunque siempre tiene mucho encanto probar el mazapán comprado a las monjitas de los conventos. La mayor parte de ellos (Convento de Santo Domingo el Antiguo, Santa Isabel,  Convento de San Antonio, Monasterio de San Clemente) tienen una pequeña tienda de venta al público junto con otros dulces típicos elaborados de manera tradicional.

Y hablando de los conventos, llegamos a la siguiente recomendación.

Una de las mayores preocupaciones cuando uno visita Toledo es intentar orientarse: con plano (difícil de entender), con Google maps (no funciona demasiado bien por las estrechas calles de Toledo), con un buen sentido de la orientación (no es de mucha utilidad en la ciudad)  sin embargo una de las mejores cosas para hacer en Toledo es perderse por las solitarias y nostálgicas calles del barrio de los conventos.

Con muy poco  esfuerzo es fácil imaginarse el lugar en tiempos pasados y sentirse como un visitante inesperado. Es imposible no enamorarse de esta zona de la ciudad donde parece que el tiempo se paró. Si queréis vivirlo en profundidad que mejor que pasear descubriendo lugares donde Bécquer imaginó alguna de sus más célebres relatos como las Tres fechas o la Leyenda del Beso.  Te proponemos aquí una bonita ruta con visita guiada para descubrir toda esta zona de Toledo.

No importa a quién preguntes por un mirador con vistas  en Toledo, todo el mundo te dirá que la mejor opción es llegar hasta el mirador del Valle. Está al sur de Toledo y al otro lado del río tajo.  Cuando uno llega allí se da cuenta de que en Toledo no todo es historia, sino también belleza. A cualquier hora la vista resulta espectacular,  por ello se ha convertido en un lugar de visita obligada. Desde aquí podrás realizar las mejores fotos de Toledo.

Desde el mirador del Valle podrás contemplar el Alcázar, la Catedral, la Iglesia de San Ildefonso y la Torre de la Iglesia de Santo Tomé entre otros.

Para llegar al mirador puedes hacerlo en vehículo propio aunque en la mayoría de las ocasiones resulta complicado encontrar un lugar donde estacionar. Otra de las opciones es llegar con el trenecito turístico que sale cada media hora desde el centro de la ciudad y realiza una parada en el mirador para las fotos. Puedes comprar tu ticket online aquí.

Desde el centro de la ciudad puedes tomar también el autobús turístico City Sightseeing (compra tu ticket aquí) que también tiene una parada en el mirador del Valle.

Al atardecer, cuando cae la noche la ciudad de Toledo se va transformando mágicamente. Seguramente, después de un día en Toledo, ya estaréis cansados de haber pateado las principales calles de la ciudad. A estas alturas la historia ya os interesará más bien poco. La noche en Toledo invita a descubrir leyendas y secretos que parecen estar escondidos en cada callejón, esperando a que alguien llegue para ser desvelados.

Una ruta guiada por el Toledo nocturno puede cambiar vuestra percepción de la ciudad. Seguro que has escuchado muchas veces hablar de noches toledanas, pero ¿Qué es una noche toledana? ¿Es tan mala como se dice? Si siempre has escuchado la expresión pero no sabes de donde viene, no te vamos hacer spoiler… ¡anímate a una visita nocturna y lo descubrirás!

Después de un paseo nocturno es interesante conocer el ocio nocturno en la ciudad de Toledo. Una de nuestras recomendaciones es el Círculo de Arte de Toledo, cuyo edificio es una antigua iglesia, que fue fundada por Alfonso VI tras la reconquista. Aunque desde el siglo XIX está desacralizada, conserva  la arquitectura de una iglesia mudéjar.  Tener la oportunidad de que tomar algo en un lugar como éste (mientras se baila o escucha música) no deja de ser curioso y diferente.

A parte del mazapán, que ya os hemos aconsejado probar en el punto  3,   la gastronomía típica de Toledo incluye la carne de caza como la perdiz o el venado. Si consultáis cualquier guía de Toledo o miráis la carta de cualquier bar, descubriréis un plato que se repite constantemente: “las Carcamusas”, un nombre del más exótico para denominar a este plato de carne magra acompañado de una salsa de tomate y algunas verduras.

Pruébalas en cualquier sitio, aunque todo el mundo te recomendará “Ludeña” ¡el creador de ésta deliciosa receta! Puedes ir a conocerlos en la Plaza de la Magdalena, 10. También puedes probarlas en el Restaurante La Llave.

Es cierto que el mirador más impresionante de Toledo es el Valle, pero si quieres contemplar sin obstáculos la puesta de sol con sus tonos rosas y anaranjados en todo su esplendor, no te puedes perder las vistas desde la Plaza Virgen de Gracia. Un “cerro” con vistas sobre el monasterio de San Juan de los Reyes, el cual parece que es casi posible tocar. Desde el mirador se puede contemplar parcialmente el rio y algunos cigarrales toledanos.

Situado sobre uno de los lugares más elevados del antiguo barrio judío, es el lugar ideal para descansar y  relajarse tras haber callejeado por el corazón de Toledo.

Si aún tenéis tiempo en la ciudad de Toledo,   y ya habéis pasado una y otra vez por las mismas calles, os proponemos iniciar un paseo desde la Plaza de Zocodover bajando por la Calle de las Armas. Nada más comenzar a bajar, os encontraréis la explanada del Miradero, un bello mirador hacia los arrabales, donde destaca la vista del Hospital Tavera.

Descendiendo por la Calle de las Armas, rápidamente aparecerán restos de la muralla árabe  hasta encontrarnos con la Puerta del Sol. Tranquilamente, y disfrutando del ambiente más pintoresco de los locales y comercios toledanos, llegaréis a la Iglesia de Santiago el Mayor, conocida como la “Catedral del mudéjar”.  A escasos metros de la Iglesia, la famosa puerta de Bisagra. Os sugerimos que rodeéis el monumento hasta la cara norte para disfrutar de una bella imagen de entrada a la ciudad de Toledo. Para reponer fuerzas, no viene mal una parada en el Parque de la Vega, donde lo típico a tomar en verano es la horchata o el granizado de limón.  Si no estáis muy cansados, una buena idea es seguir la línea de muralla hasta alguno de los puentes.

Y para volver de nuevo a la Plaza de Zocodover, centro podéis utilizar remonte mecánico del Cardenal que fue construido en el año 2000. Otra opción es bajar caminando hasta la Plaza Granadal y utilizar las escaleras mecánicas que se inauguraron en el año 2014.

Si no os sentís con ánimo para caminar, también es posible disfrutar de este tramo del recorrido desde el tren turístico de Toledo.

Algo diferente y memorable para hacer en la ciudad de Toledo, es disfrutar de la Tirolina urbana que vuela sobre el río Tajo. Las vistas son inmejorables y la Tirolina impresiona (sobre todo al inicio del salto) pero te permite ir disfrutando del paisaje hasta llegar al otro lado del río.

Es la tirolina urbana más grande de Europa y cruza el río Tajo, el más largo de la península ibérica. Es una opción divertida si sois aventureros, si vas con amigos o incluso en familia porque ni tiene límite de edad, aunque si de peso (mínimo 20 kg – máximo 140 kg). Si buscas darle un toque de emoción a tu fin de en Toledo, la tirolina urbana es la opción ideal. Puedes comprar aquí tus entradas o  en el punto de Información Turística InfoPoint.

El horario de la tirolina es de 11:00 a 20:00, aunque este horario es un poco más reducido en invierno.

Descubre el pasado de bélico de España y Toledo explorando el Alcázar de Toledo. La visita es muy interesante ya que el Alcázar de Toledo está ligado a las historia de Toledo desde los inicios de la misma. Aunque este edificio ha ido siendo reutilizado con el paso del tiempo y ha ido modificando su aspecto, merece la pena visitar los restos arqueológicos que se descubrieron recientemente con las excavaciones.  Es una forma genial para comprender como era el Alcázar  y cuál ha sido su evolución hasta la época actual. El Alcázar de Toledo fue, además, un escenario fundamental en el inicio de la guerra civil española. En una de las salas dedicada a la historia del Alcázar se exhibe una maqueta que muestra como quedó el monumento después de la contienda.

Desde el año 2010 el Alcázar de Toledo es la sede del Museo Nacional del Ejército.  Si vas a visitar éste museo, tómatelo con calma ya que hay muchas salas para ver. Se puede realizar un recorrido temático (para ver Espadas, cañones, banderas, miniaturas, armaduras…) recorrido histórico (aprendiendo sobre aspectos militares de la historia de España) o el recorrido Alcázar (más ligado al propio edificio).

 

Aquí podréis encontrar un plano descargable y un folleto con las piezas más significativas del Museo Nacional del Ejército.

Si lo que  verdaderamente os interesa es visitar el Alcázar como monumento,  existen visitas guiadas que seleccionan lo más relevante del edificio y del museo,  para que en una visita de 90 minutos se puede ver lo más destacado, sin necesidad de dedicarle  tantas horas a un solo museo, evitando así que resulte demasiado pesado.  Aquí os dejamos alguna sugerencia de visita guiada.

 

El Museo del Ejército abre de martes a domingo, por lo que evita planificar tu visita para un lunes, ya que estará cerrado.

Ésta es nuestra selección y recomendaciones para disfrutar ayudar a que las visitas a Toledo sean experiencia única, pero entendemos que cada persona tengas sus gustos y preferencias. Por ello, estaremos encantados de poder conocer los tuyos ¿Nos ha faltado algo? Esperamos vuestros comentarios y propuestas para ir ampliando nuestras recomendaciones.

Estaremos encantados de recibir vuestras fotos para ver lo bien que os lo pasáis por Toledo.

Si os animáis a visitar Toledo, podréis encontrar asistencia, información y planos de la ciudad en la oficina de información turística INFO POINT (Cuesta Pajaritos, 6.6) Allí os recibirá Alejandro, que estará encantado de ayudaros con todas vuestras consultas.

No os lo penséis más: ¡Animaos a descubrir Toledo! ¡Os esperamos!